POESÍA 
  CON ESA MISMA ESPALDA - TAN CALLANDO - LIBRO DEL REY ANIEL - LOS OTROS MUNDOS  
LOS VERSOS INÚTILES - INSUBORDINACIÓN DE LA HERMOSURA - COLONIZADO CORAZÓN
 PALABRAS A LA MÚSICA - PORQUE PRESIENTO - LA MIRADA EN EL AGUA
EL SENTIDO DE LO QUE NO SUCEDE
 POESÍA 

Inédito PALABRAS A LA MÚSICA
Poemas a las sonatas para piano de Beethoven y a las partitas para tecla de Bach.
(Inédito)

SONATA nº15 en Re mayor, op. 28, Pastoral


Allegro

Alondras. Que describís en el cielo los límites de un mapa que sólo entiendo cuando cierro los ojos y os recuerdo en rotación como lápices negros en la atmósfera. Venís desde el pasado y allí permanecéis eternamente completando el más extenso signo igual que si vuestra inquieta forma pudiera mantenerse en los efímeros espacios de la fantasía. Vuestras almas consisten en el itinerario de sombras que os persigue por el suelo mientras voláis a la felicidad .


Andante

Que regresáis a la primera luz de la mañana cada día cuando las ilusiones del pecho han quedado marchitas en los ecos que nadie escucha y en el horizonte sin dioses dibujáis el rito amargo de los arrepentimientos y caen a las penumbras los duelos limpios de vuestras vencidas órbitas. No acertaron a elevarse vuestras alas porque pesaba demasiado en ellas el deseo de abarcar en un abrazo íntimo la longitud del firmamento.


Scherzo: Allegro vivace

Que os levantáis de la muerte una vez más porque estáis hechas con la desconocida materia ágil del viento y no sabéis permanecer en la quietud sin que las plumas os guíen de nuevo a las coronas del mundo y al alcanzaros el pecho las decadencias se desvíen. Había un sitio de la tierra donde el tiempo giraba y se mecía, y allí os encamináis una vez más cuando las músicas que suenan en el fuego os invocan y en un plinto de luz hacia la vida os lanzan.


Rondo: Allegro ma non troppo

Que sólo sois alondras cuando os miro, pero sabéis migrar hasta vosotras mismas para volveros instrumentos de la amplitud, puentes de la memoria que salvan los cursos del remordimiento, penínsulas de dicha en la tristeza que corre por los cauces del rostro de los que no tienen nada, huellas que permanecen en la transparencia cuando la juventud del paisaje estalla en las ensenadas del amanecer y en un lugar oculto del cerebro me alumbráis para que no me pese tanto la boca.


SONATA nº22 en Fa mayor, op. 54


In tempo d’un Menuetto

Miniaturas. Dejé en la orilla de las palabras un beso para que no se me durmiera la boca en los umbrales, para que las distancias se me marcharan a un único minuto que no doliera en los párpados y que la luz me atravesara la garganta con un puro mensaje sin propósito ni origen que me trajera de nuevo la niñez, la fantasía, el deseo de abrir las cosas, ese amor a través del tacto que a veces recuerdan mis dedos cuando acaricio la fruta. Voy a pedirle al cielo que no me nombre.


Allegretto

Qué hacer con el presente. Si lo que sucede es un río y todo lo que ocurre hacia el futuro va, cómo sabremos, qué impulso detener, qué es un impulso. Está mi boca tranquila pese al alma, y en las preposiciones del corazón se encuentra lo que de cierto hay en nosotros mismos, lo que algo en mí desea emprender. Soy con, soy sin, soy hacia, soy una sensación que no termina de manifestarse por más que se pronuncia en el idioma, por más que estemos inmersos en una misma avenida.


Subir